domingo, 12 de febrero de 2017

El amor vence a la muerte.


Requiero de la fuerza del fuego.

Con eso me bastará por siempre.
Huir del desasosiego que hunde.
Por un estéril corazón vacío.

Mis letras consuelan lo que tengo.
De modo que recobro el animo.
Venzo al que lo quiere invadir todo.
Recuerdo las alegrías sintiendo.

Para no morir de frío y hambre.
Basta que el ego no rompa a la fe.
Con su dolor de la pesadumbre.
Que lo consume en segundos todo. 

Lograremos ganar lo perdido.
Música que cura lo sublime.
Amor que vence la propia muerte.
Seremos como la poesía al oído.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/02/2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.