domingo, 12 de febrero de 2017

El engaño vacío.



Caminan creyendo que lo cambiarán todo.
Pero solo logran engañar a sus frágiles pasos.
Como débiles marionetas deambulan sonámbulos dirigiéndose a ciegas al despeñadero.

No saben cómo pueden ver más allá de lo que solo sus ojos contemplan.
Y lentos van cuidándose en no caer con su pérdida al abismo de sus propios caprichos.

Su  vacío es eterno y en el no existe el retorno.
Abandonaron hace mucho sus únicos sueños
No volverán a verlos.
Tal vez nunca fueron de ellos.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/02/2017.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Yo quiero ser.

Yo quiero ser esa palabra de ternura cuando nace un ruiseñor. Yo quiero ser esa estrella que se escapa en fuga herida de amor. Yo qui...