viernes, 17 de febrero de 2017

Una vida plena.



Vivir una vida plena.
Parpadear suavemente sin ser ignorado.
Transcurrir por un día que es presuroso a pesar de que ya no es tan largo.

Escucho siempre un montón de historias que se evaporan a diario.
Quisiera aislar el ruido ensordecedor de la ignorancia arrogante que no me deja ser escuchado.
Tal vez el mal humor me enferma en mis pensamientos porque nadie me escucha.

¿Como pedir que me escuchen cuando simplemente yo voy por los espejismos ignorando?

Brinco el estiércol traicionero que por montones han dejado aquellos que me quieren ver acabado.
No les daré el sutil gusto de poner flores en mi tumba.
Nadie impedirá que viva una vida plena.
No seré rehén de la enfermedad que viene atada a la pobreza del alma.
La angustia del dolor no sentirá placer por la calumnia.
Nos repondremos del todo porque soy un superviviente que vive una vida plena.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
17/02/2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.