martes, 14 de febrero de 2017

Clandestino.



Clandestino es querer luchar borrando mi nombre en una solo poesía.
Clandestino es no querer ser silenciado y decir lo que pienso.
Clandestino es seguir mi derrotero aún cuando este no se acopla a las reglas de los otros.

Clandestino es vivir en el desierto árido que nunca se ilumina con los tristes sentimientos.

Clandestino es querer recordar el camino cada vez que me pierdo sin saber que será en verdad conmigo.

Clandestino es querer recordar todas las ideas que en la juventud me sembraron y esperar poder amarme en un mundo en donde el amor es lo más importante.

Clandestina es mi sonrisa cuando simula no poder verte y no puedo seguir fingiendo que te veo de frente en una realidad que no se acomoda a lo que quiero.

Clandestina es mi salida en falso cada vez que me convierto en una jaula que aprisiona a los caprichos necios de una visión borrosa cuando la mirada fija voltea hacia las estrellas buscando en ellas todas mis respuestas.

Clandestinas son las mentiras que me mantienen vivo sin ninguna respuesta.

Clandestinos son los motivos cuando quieres desprenderte de mí y las huellas que marcaron todos nuestros tiempos no te dejan.

Clandestino es mi esfuerzo por dejar el caos de una historia antes de que esta deje de existir.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
14/02/2017.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.