miércoles, 17 de enero de 2018

Háblame de ti




¿En dónde está tu frontera de viajero
que escapa con los ojos vendados
como queriendo ocultar de su memoria
todo lo que tus pies han andado?

Me angustia saber que no eres perfecto
aunque nadie lo es en este momento,
no me queda más que el alfabeto
no me alcanzan sus letras
para pronunciar las palabras
que se me escapan de muy adentro.

¿Acaso no eres más que un abecedario íntimo
que suplica la absolución de unos labios
que nunca han aprendido a callarse?

Vez tras vez revisaste cada idea
que me rodeaba en la memoria
nunca te alcanzó la noche para imitarme,
así que renuncié al derecho
de permanecer en ignorancia
y cultive mis ojos puliendo sueños
con un poco más que solo esperanza.

¿Quien te dio el derecho de hablar y pensar por mi?
Te invito a que olvidemos
el placer de poder cerrar la boca,
de construir ciudades y sobrevivir
a las suculentas verdades que siempre nos animan
a cerrar los labios para intentar  por fin calmarnos.

¿En donde está la vergüenza de tus sueños
que siempre vuelan a todas partes  
respirando los silencios de las voces
que no quieren ser escuchadas en vano?

Te invito a conquistar los tiempos sin recelo
a continuar vivos como podamos hacerlo
a no morir en un verso de un instante,
quiero hablar de ti y de tu lógica cordura
que me hace ser elemental para no perderme
en una poesía vieja y rota.

Háblame de tu mirada destruida
por las verdes plantaciones de tus recuerdos
de un pasado ya muy lejano,
la noche y el tiempo nos seguirán separando
como si quisiera torturarnos,
me temo que ha regresado en nosotros el dolor
como si nunca se hubiera marchado
dejando una leve mancha en la memoria
que reclama por no querer escribir su propia historia.

Marchitamos el derecho a ser felices,
no me quedaré con las estrofas
que olvidan en su melancolía
a los delirios más locos y cariñosos
que me niegan el placer de  poder vivir.

Háblame de ti
antes que los sueños construyan
una memoria falsa de mi.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.

17/01/2018.











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Erase una vez un hombre que con Amor nunca olvida.

Erase una vez un hombre era callado, solo sonreía, aunque el martirio en su interior fuese un grito en agonía. En este mundo nadi...