viernes, 12 de enero de 2018

Nuestro amor es más grande que los dos


Fragilidad 
deambulo entre los sueños flotando 
con los ojos semiabiertos 
sonambulo
intermitente entre un zumbido 
en el oído que nunca me habla, 
cansado 
huyendo de la luz 
con movimientos 
de un sentimiento con esperanzas
nunca te han amado 
con un abrazo de soledad.

Restringido 
cortado de los árboles  
antes de ser un fruto dulce 
solo pausas,
quietud que cierra los ojos 
ante el suspiro que inhala 
el frío aire de una madrugada más.

El mar se escucha 
en tu pecho solitario 
nada importa 
si no es todo a tu lado, 
vejez sin esperanza 
tus manos son muy pequeñas 
para sujetar con fuerza 
todo aquello que quisieras controlar.

Ojos que no pierden detalle 
de todas las insignificantes palabras 
que tu mente simplemente no escribe 
paz inaudita 
camino que sana las heridas.

Si no te ayudo 
¿Que sentido se tiene para vivir?
te quiero contar 
lo que hace revolotear a mi estomago 
en todas las madrugadas ausentes.

Es más el miedo 
que la verdadera traición,
pausa en una noche 
que apenas empieza, 
otra vez terminaré recitando 
versos en voz alta, 
escuchando silencios vencidos, 
letras que nunca escuchas 
porque tú atención 
siempre está en la mirada que voltea 
solo a otro lado.  

Nuestro amor 
es más grande que los dos.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/01/2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.