sábado, 20 de enero de 2018

Las palabras mienten, los ojos no



Dejaré de escribir montones de palabras
para regresar a vivir a toda prisa,
vivir es aburrido, monótono
es como caminar en línea recta
sabiendo que el camino es un círculo.

Las palabras mienten
es por eso me compro
un poco de silencio en esta avanzada noche,
silencio para no escuchar mi voz.

¿Porque hemos llegado hasta este momento?
mentir para vivir, todas las palabras mienten
intereses mezquinos que son mezclados
con una falsa benevolencia de amor.

Esta mañana será mejor quedarme sin palabras
no tengo nada bueno que decir,
llegará la noche y seguiré en silencio
hasta que tu humor me salve de morir,
hoy tu humor es invencible
admiro tu simple manera de apagar mi voz.
No quiero escuchar
prefiero guardar silencio con el pensamiento,
es más fácil callar con la memoria
sin simular que el paraíso está esperándonos
detrás de una empañada ventana,
tú puedes ser más que un grito sin voz.

Me gusta observar la mirada
me dice todo sin ninguna palabra,
solo es cuestión de aprender a soñar con los ojos,
luciérnagas para un gran amor,
dejaré toda una vida para escuchar tu voz.

quisiera  pedirte que tomes tu paleta de colores
me dibujes una caricia que apague
a ese gris que es muy frío, necesitas calor.
Te sacarán los ojos para no ver su dolor,
a nadie le gusta verse desnudo
ante un ser hermoso en su interior,
tus ojos reflejan ternura
huye de las miradas que matan,
una mirada tierna puede acallar los lamentos de la voz.

Voltea rápidamente y admira la belleza
que pasa en nuestro alrededor
olvida el miedo, es un antifaz atroz,
difícil es ser valiente en un mundo de cobardes,
nunca te calles, hablar es lo más valioso de esta vida,
amar no es aburrido, las palabras hablan,
las miradas lo dicen todo, voces que cantan
vivir es el mejor regalo de Dios.

Poesía
Miguel Adame Vazquez.
21/01/2018.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Duele

Duele decir que no duele duele la pobreza duelen las ausencias duele el rencor sin respuestas. Duele el aire que respiro si...