sábado, 25 de agosto de 2012

A mi hija.



















Te he visto crecer.
Entre algodones y flores flotabas

Tu palpitar muy tenuemente se escuchaba.
Aumentando las ilusiones te transformabas.

Te he visto crecer.
Y al pasar de los días
Ya no llorabas.
tu sonrisa a mi fortuna alegrabas
galopando el tiempo incesante

Te he visto crecer.
A volar aprendiste en un instante
Ya cada día menos tengo que guiarte.

Porque no eres un ser diminuto
aprendiendo de ti al observarte
como una semilla en el bosque
Inquietante.

Te he visto crecer.
abriendo camino entre espinas y Rosales


Poesía
Miguel Adame
Septiembre de 2011

A Brenda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

El cuerpo lleva la cuenta

El cuerpo lleva la cuenta juntando emociones para existir, me niego a sufrir ante un baúl de recuerdos nunca se aleja la guerra de ...