sábado, 25 de agosto de 2012

El eco te tu voz.


Escucho a lo lejos el eco de tu voz
Como un coro iluminado
Resuena en mis oídos tu suspiro inquietante.

La noche a caído en las montañas
El frío taciturno se acomoda suavemente en la oscuridad absoluta

El reloj no detiene su marcha
Palpita escandaloso cada instante
Iluminado y blasfemo
Como si disfrutara cada segundo que me roba.

Mis ojos al cerrarse observan tus sombras
Destellos fugaces que los versos trasforman .

Escucho la noche, mis ojos se cierran .

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/08/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

El nuevo mandamiento

Deberías amar dice el mandamiento ¿pero qué haces? solo ahorrar el tiempo has esperado siglos para entregar tu amor eterno. El am...