sábado, 5 de septiembre de 2015

Intento escuchar.





Aprendo a escuchar.
Porque solo soy capaz de oír mis propios ruegos y lamentos.
Mis ojos ya no te ven.
Pasan impávidos e inertes a una voz que exclama su propia razón.
Aprendo a amar.
Tanto como me amo infinitamente.

Intento verter nostalgia y pasión.
A la poca razón que me inquieta al tratar de escuchar.
No debo hablar, debo callar.
Y solo debo escuchar todo lo que debo callar.
Aquellos sueños y problemas que te inquietan y te envuelven en un cobijo de inseguridad.
Debo respirar y parar, tanto como me escuchan soñar.

Tu voz solo intenta enseñarme a pensar.
Porque nunca dejaras de visualizar lo que me invade con una ingenua pureza en este mundo que no callará.
Aprendo a escuchar.
Y con los hilos del alma cierro mis labios llenos de egoísmo y verdad.

Poesía 

Miguel Adame Vazquez.

05/09/2015.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

El cuerpo lleva la cuenta

El cuerpo lleva la cuenta juntando emociones para existir, me niego a sufrir ante un baúl de recuerdos nunca se aleja la guerra de ...