sábado, 5 de septiembre de 2015

Somos lo que pensamos.


 



A flor de piel acarician los suspiros de un alma rota que lucha por sanar la poesía de su corazón.
Música que fluye ostentosa en un armónico son.
Así es el amor, como una aventura ajena en un mar de sentimientos internos que se hacen nudos al querer declamar su propia pasión.

Nunca dejes que la cólera oscura y el rencor envenenado consuma tu ilusión.

Deja siempre que la humanidad que llena tu alma palpite en tu interior.

Se como aquella verde montaña, inmovible.
Viva y alegre en su propio resplandor.
Siempre incansable en su propio verdor.

Escucha el inmortal consejo de los cuatro vientos que te abrazan contagiosos en un mundo sin razón.

Que no te importe ni un comino la indiferencia del que odia y destruye todo por su miserable desolación.

Nunca tendrán tu tesoro supremo.
Tu tierno amor por las cosas que laten, que vibran, que viven, que circulan en su espacio interior.

A flor de piel acaricia los suspiros de un alma que rota lucha por sanar con poesía su corazón.
Deja que la música fluya constante en un armónico son.

Porque los días malos pasaran de largo y nunca mas serán en vano cada lagrima de tu desolación.
Deja que las pesadillas se desvanezcan cada nueva mañana.
Y los acusadores que te blasfeman se vuelvan inocuos.
Deja que se escurran diminutos los momentos que en un pasado solo te atormentaron.
Deja que el mundo se detenga para ti con una bendición.

Solo el monstruo será pequeño a tu alrededor cuando veas que por gigante que es la tormenta ganaras si decides ganarlo en tu interior.

Somos lo que pensamos.
Somos lo que decidimos actuar cada mañana que nace.
Esa es la pequeña diferencia de amar u odiar de nuevo como nos enseño un mundo enfermo.
Nunca dejes que la cólera que oscurece el alma llene de rencor la ilusión que ilumina tu alma.
Traza un camino supremo en tu corazón.


Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
05/09/2015.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.