viernes, 11 de septiembre de 2015

Mi propia curación.







Canta mi alma en la oscuridad de una noche que nunca termina.
Ahí habla mi corazón con un canto de alegría.
No importa que en la sombra más triste del alba se evapore la calma.

Porque mi propia curación es al amarme y amar a otros.
Seres queridos que me rodean en el universo y que conspira intenso para impulsar mis sueños y deseos de cambio.

Nunca ha importado los millones de segundos entre la distancia y el color de sus pensamientos.
O que sus manos nunca haya estrechado las veredas de un abrazo sensato.
Son los corazones entrelazados los que hablan más que un dolor agigantado.

Canta conmigo y mi alma te daré en una oscuridad que nunca termina.
Habla con mi corazón que te entrega en un canto la alegría de poder amarte.

No me avergüenza ser feliz entre un montón de amarguras que nacen con la marca de la discordia en este mundo.
Porque mi propia curación es amarme al amar a otros que se aman en secreto para ocultar la dicha que le roba al odio el invierno.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
12/09/2015.
  




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.