sábado, 22 de julio de 2017

Encontré el secreto de una vida maravillosa.



Encontré el secreto de una vida maravillosa,
lo escuche con la voz del corazón 
que vive en el último rincón del universo.

Ahí en el final infinito todo es posible,
aún cuando tengo un poco de tristeza 
en la mirada por tanto mirar 
el seco páramo de la soledad absoluta.

Ahí aprendí a no llorar con mi esperanza,
a seguir con el deseo intacto para no odiar.

En ese rincón todos los sabios 
conocen muy bien las historias,
solo deseo que a sus palabras 
el viento no las arroje al suelo 
antes de que las pueda escuchar.

Ahí aprendí a no pasar por alto todas las cosas,
ahora veo el caer de las flores de la bugambilia 
en la entrada de mi casa,
ahora sé que nada tocara su esencia,
nadie le robara la calma,
porque solo son mentiras que llegan corriendo 
como si supieran que llevan tatuada la prisa 
en alguna rendija malsana que no sabe apagar 
a la noche con una sonrisa.

Ahora sé que encontré el verdadero secreto,
es maravilloso saber 
que solo me basta con ver amanecer,
observar cómo corre mi gato hacia la ventana,
el solo quiere escuchar a la vida, 
y ver cómo ella se prepara para ofrecerle
una nueva historia que vivir.

Ahora sé cómo debo escuchar a la hora temprana,
es un poco fría en su mañana,
porque necesita un poco asolearse 
hasta poder borrar todo el rastro de humedad.

Ahora sé que llegarán los primeros rayos 
de la mañana con el sol en mi ventana, 
dejaré que mi gato vea a los pájaros 
que vuelan cantando la melodía de su libertad.

Encontré el secreto de una vida maravillosa,
es la voz de mi corazón que aprendió a amar.

Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
23/07/2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

En mil pedazos de un olvido

Lo han destrozado la luna bajo la sombra es testigo se esconde en la penumbra enmudecido por el ruido de la lluvia bajo su som...