miércoles, 26 de julio de 2017

Nada se pierde para siempre



Nada se pierde para siempre, 
nos queda el recuerdo que se aferra 
a un futuro que soñamos porque vendrá después.

Es evidente el deterioro que no se borra con los años, 
solo se arrastran alargando el letargo de una lejanía,
eso lo hace más que un pequeño fragmento 
elocuente de lo que fue el ayer. 

Es notable el deterioro de mi vista cansada,
tal vez es por las tantas injusticias que he tenido que sentir,
pero aún así prefiero seguir fingiendo 
que el tiempo es mi aliado travieso y celoso 
que bromea con seguir jugando a la vida conmigo.

El vértigo al miedo seguirá imponiéndose 
a un espacio que difícilmente se borra con la miseria 
que flota por la frágil palabra.

Es muy cierto que me duele el sufrimiento 
que va rompiendo mi esfuerzo para convencerme 
que no debí de querer más que un poco  más de todo.

Es muy cierto que me duelen los días que no se olvidan 
con el duro amanecer que solo se desvanece,
pero aún así, tengo el deseo intacto 
de poder decir que esas horas que me faltan 
nunca las podré comprar con el dinero,
es difícil reconocer que la emoción prevalece, 
a pesar que a la fuerza ya le falla la memoria.

En el ayer solías fingir que no existía mi presencia,
era más que un truco barato para consumir
tú vergüenza por no poder olvidar 
a las ofensas que nunca se perdonan.


De nada te sirvió la disculpa fingida sobre un libreto viejo,
no fué más que un ruego falso que convencía a quienes solo son iguales que tú.  

Tu pasado sofocó el poco aire que dejaste 
en un ambiente viciado por tantas envidias sin fin,
ahora lo sabes muy bien, 
nunca fueron rentables tus planes.

Hoy mi prosa es más fuerte. 
Tu obsesión solo vivió para destruirlo todo,
pero nunca pudiste arrebatarme todo lo tengo, 
mi sonrisa siempre será una evidencia visible 
que el ocaso te ha ganado la pasada.

Nada se pierde para siempre, 
me queda el recuerdo que se aferra 
a una historia que lo tuvo todo,
que lo tiene todo porque rápido aprendió 
a vivir un futuro sin ti.

Nada se pierde para siempre.

Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
27/07/2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

El tiempo

El sueño lucha estira los brazos desnudos amaneciendo con la piel de fuego rompiendo las penumbras que se deshielan. Ya no ti...