viernes, 14 de julio de 2017

Son tan pocas las palabras



Son tan pocas las palabras en el viento 
que no me alcanzan para arrepentirme.
No quiero acostumbrarme al perdón 
adulando a la vida con la costumbre 
de querer solo vivir.

Pedir perdón.
Aún no porque tengo 
que pedir perdón y arrepentirme,
me lo dice tantas veces el tiempo 
que lo tengo impregnado en el corazón.

A veces quisiera tener la oportunidad 
de rescatarme,
pero la valentía es una cobarde,
ya no posee ningún sentimiento amado 
para poder olvidarlo todo y lograrlo.

Nunca he podido equilibrar la vida 
y caminar en la cuerda floja,
son muchos los intentos fallidos 
en los cuales solo tambaleo la realidad.

Ya perdí la cuenta de tantas veces 
que solo me he dejado caer,
amo sobrevivir a la caída de un vacío 
en un suspiro que no es fallido.

Ahora sé lo que es extrañar tu voz, 
es una sensación de espanto,
porque no me acostumbro al silencio 
de perdón al vacío de tu amor.

Es difícil avergonzarse cuando el miedo 
siempre toma la delantera, 
nunca es suficiente el esfuerzo 
cuando simplemente tienes que seguir 
bajo la metralla del odio todo el tiempo.

Mis ideas se duermen en un intento fallido, 
en los sueños no puedo escribir 
lo tanto que te quiero.

Son tan pocas las palabras
que se desprenden cada vez que no te veo,
que me he hecho invisible para ti.


Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
15/07/2017.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.