jueves, 12 de abril de 2018

El bosque en su poderío



Es lluvia con su rocío
llanto nocturno del cielo
hermosa quietud del suelo
pasaje fresco, sombrío
mojado por un riachuelo.

El bosque en su poderío
sus colores en revuelo
sueños de aves en su vuelo
manantial con su rocío
garzas gloriosas en velo.

Noche con su amor tardío
me arrulla como polluelo
con su calor me da consuelo
nunca será amor vacío
que se muera en un deshielo.

Es campo verde que ansío
grande nace en el subsuelo
su belleza es mi señuelo
una vida que sonrío
mi deseo que pincelo.

Miguel Adame
12/04/2018


Quintillas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Erase una vez un hombre que con Amor nunca olvida.

Erase una vez un hombre era callado, solo sonreía, aunque el martirio en su interior fuese un grito en agonía. En este mundo nadi...