jueves, 26 de abril de 2018

El silencio habita en las ciegas mentiras.




Quise tocar las ausencias de la luz en el rostro
pero eran transparencias silenciosas
que se convirtieron en letras furiosas
de un vocablo alquimista
que no pudo soñar con ser escritura sencilla.

Quise rodearme de amigos
imaginar todos los momentos que perdonan
a una noche desnuda por tantos lamentos,
solo salté muy valiente al vacío
fue un momento frío por la ausencia del tiempo.

Mi secreto siempre fue un deseo oculto
hasta de mis propios pensamientos,
cerré a mis labios para siempre
clausurando el origen de una promesa
que naufragó en el inútil intento.

Exilie a todas las páginas de mi vida
quise doblegar el dolor de las mentiras
como si fueran pétalos de rosas
que huyeron de un manantial sediento
de esperanzas perdidas.
Fuimos incapaces de huir con heridas
de un edén de los sueños ingratos,
de nada sirvió la tregua en la que reposó mi agonía
con esa quietud del asombro
supuse ser más que una enferma letanía.
El silencio habita en las ciegas mentiras.

El mute

26/04/2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Duele

Duele decir que no duele duele la pobreza duelen las ausencias duele el rencor sin respuestas. Duele el aire que respiro si...