miércoles, 25 de abril de 2018

Es mejor el silencio en una tarde de otoño.



Estoy cansado de las fumarolas de invierno
esas que anuncian el frío de un cuerpo abandonado
en el despecho de tus celos.

La felicidad no es un logro pasajero
es un cúmulo de momentos que llenan el cielo
cada vez que implorando lo veo.

No puedo dejar pasar las caricias que no me corresponden
me consumo en los lamentos antiguos del silencio
son todos ellos un oscuro momento.

Ya no puedo más contener la lluvia de mis ojos
son un aguacero maldito en el dolor de tus besos
es como un sueño profundo con final eterno.

Tus ojos imploran clemencia
¿cómo te atreves a mirarme?
me has dejado en un palmo vacío de una palabra impronunciable.

Me paso la vida hiriendome
causandome cortadas en mis ruegos
con la esperanza que en mi insulsa lastima veas mi desesperanza.

Es mejor el silencio en una tarde de otoño.

El Mute

25/04/2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Duele

Duele decir que no duele duele la pobreza duelen las ausencias duele el rencor sin respuestas. Duele el aire que respiro si...