jueves, 8 de marzo de 2018

El futuro siempre tiene un azul celeste



¿Qué fue del futuro?
pregúntaselo a los niños que acaso lo juegan,
¿será una esperanza que llega
con la lluvia de estrellas?.

El futuro es silencio,
un invierno que muere
cuando las canciones alegres
anuncian a la primavera que viene.

El futuro es un cementerio
en un campo sembrado,
entre flores y granos
de promisorios horizontes arbolados.

El futuro es pensativo
ante la esencia de la luna que con el sol se ensombrece,
es un adiós con la ilusión de un reloj infinito
que nunca fallece.

El futuro es un amor escondido
en una aventura sin llanto,
un melancólico callejón sin salida
¿quien quiere huir de los versos sin final o medida?.

El futuro es un ramo de rosas marchitas
un llanto de hierro forjado
entre el clamor doliente
de una divina inconsciencia.

El futuro es un suspiro que llega
vaciando a los cielos de las nubes inquietas,
es un poema enamorado
de historias siempre incompletas.

El futuro tal vez es incierto
bajo una luz de tristeza,
es el secreto del todo
por no querer quedarse quieto cuando de súbito llega.

El futuro te alcanzará sin mucho esfuerzo,
la luz siempre se filtra por cualquier rendija del tiempo
no sientas agonía por la muerte
es solo un sueño durmiente.

El futuro siempre tendrá un azul celeste
es dulce como la miel de un campo silvestre
solo es cuestión de no temerle
de vivir tranquilo esperando poder amar al tenerte.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El mute

08/03/2018.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Erase una vez un hombre que con Amor nunca olvida.

Erase una vez un hombre era callado, solo sonreía, aunque el martirio en su interior fuese un grito en agonía. En este mundo nadi...