viernes, 9 de marzo de 2018

En la última oportunidad


La última oportunidad
sin el vicio banal que desnuda
lo que el silencio cabal
de una desventura te brinda.

Escucho el rumor de tus pasos perdidos
sin el escozor de tu piel al contacto
de un nombre perdido
en la herida fresca de tus oscuras entrañas.

Te hundes en los sueños para no mirar
no hay más misterio que la ignorancia que es voluntaria
cuando se deserta de frente de un lúcido espejo
no sientes miedo de lo frío que puede ser tu esqueleto.



Voy caminando con los sueños robados
incendiando a la muerte
respirando arenas desiertas
de un bosque pasado.

Te comiste un caracol envenenado
solo me dejaste ver caer tu cuerpo inerte
despojado de lo que no sientes
los nervios son tu impulso atrofiado.

La muerte te espera junto a una afilada espada
tu daga está ciega
no tiene sus balas
el frío del acero cortará muy desistió a tus alas.

Amenazas airadas
era un impaciente pagano
¿acaso no te das cuenta
que tu duelo no te ha liberado?

Eres un prisionero de las sombras
sobre ellas vas trastabillando
la avaricia es un laberinto del cual no se huye
eres la cólera oscura de un profundo naufragio.

Cuando dejaste caer tu nombre
bajo el polvo más fino de unos escombros vacíos,
te hubiera perdonado por haber huido del nido
era la última oportunidad en tu suelo marchito.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El mute
09/03/2018.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Duele

Duele decir que no duele duele la pobreza duelen las ausencias duele el rencor sin respuestas. Duele el aire que respiro si...