domingo, 18 de marzo de 2018

La fuerza de la palabra



Menospreciamos la fuerza de la palabra
esa que desnuda el corazón en el alba
que se niega a confesar las mentiras
y solo habla de historias que vivieron.

Los poemas no son inventos de otros
tampoco algo que se dice de pronto
son en verdad memorias pasadas
que se llevaron los años y los días recordando.

Un día caminamos bajo el ardiente sol de un verano
éramos jóvenes en la vereda que canta
con su verde reclamo,ahí nacía el agua a borbotones fría brotaba, eran días largos y alegres.

La vida era fresca y creciente
como un instante que se captura en el pleno vuelo
de una ave que es como un niño orgulloso corriendo
amando el bosque, cabalgando por la tierra sin freno.

La luz lo era todo
era una sombra sin descanso
oscuridad que se guarda en un momento
verdad suprema del conocimiento amado.

Olvidamos a la derrota abundante
preferimos concentrarme en el canto del gorrión
que sobrevive feliz
en el árido campo de la desdicha.

Se han robado el bosque
lo han cambiado por pastizales sin vida
se murió el tucán del pico de colores
ahora cuelga en tu puerta con tus pasados  valores.

Abandonamos con furia
las semillas que solas brotaban
nada les hacía falta
más que un poco de soledad sin las pisadas.

Dormiremos en el árido recuerdo que suspira
contando las pocas flores silvestres del campo
ya no hay un depredador que caza a su presa
furtivo murió en la ventisca de la mirada.

La vista es testigo fiel de la tortura
a nadie le gusta el vacío de un futuro que no llega
construimos puentes y caminos hermosos
para visitar con la vida a los engaños.

Hablamos sin los pedazos de una caída
nos miramos de lejos,desterrando el corazón del silencio
abrazando a la tierra que se ha quedado sin aliento
con la esperanza tierna de la bella palabra por dentro.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El Mute.
19/03/2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Después de todo.

Como en un duelo mortal por el cansancio en un profundo sueño de mentiras así en vano es la agonía entre un desierto cubierto de rec...