sábado, 28 de julio de 2018

Nunca podremos amarnos.



No podemos tocarnos,
en sueños vagos te sueño
con la palabra angustiosa de un castigo
con los acentos rotos y repetidos de un adiós.

En la angustiosa metáfora
de un doloroso amorío
llevas hurtado el nosotros
desde que no respiras conmigo.

Hemos disuelto las voces
en un sarcasmos prohíbo,
mil abrazos en el sollozo
en un nunca estamos perdidos.

Nos hemos quedado perdidos
en la nieve de las montañas
como el último llanto de un niño,
en el crujir de un abrazo de un profundo frío.

No podemos amarnos,
se nos acaba la vida en un instante vivido,
cuántas cosas hubiera querido decirte,
te olvidaste de mi amor en las tinieblas de un suspiro.

Ahora solo te murmuro en la lejanía de un recuerdo,
es como la escoria estéril
de un cielo marrón en la desdicha de un olvido,
un beso en el tiempo en un túnel perdido.

Fuimos una estrella que se consume
en la pasión lejana de una existencia en el cosmos,
todo lo fué insignificante,
el tiempo se extinguió.

Quede sin poder amarte
en el sencillo lirismo de mi mejor poema
no podemos tocarnos
aunque imploró al silencio escuchar tu voz.
Miguel Adame Vázquez.
28/07/2018.

A la mejor musa de nuestros sueños,
a esa imagen difusa que no existe,
que solo inventamos para seguir intentando
amar y escribir sin esperar nada a cambio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

En mil pedazos de un olvido

Lo han destrozado la luna bajo la sombra es testigo se esconde en la penumbra enmudecido por el ruido de la lluvia bajo su som...