jueves, 17 de noviembre de 2016

Etéreo es el amor que vence tus miedos.




Etéreo es el amor que mis miedos a veces infundados te entrega en cada beso.

Y es con mucha fuerza casi inefable para que mis ruegos se contengan.
Estos llorarán inconsolables por no poder tener en un momento inherente todos tus  abrazos.

No siento vergüenza por no gritar lo mucho que te amo a quien solo nos observa.

Es por eso que la luz que te ilumina siempre será una luz luminiscente ante la oscuridad que es absoluta.

Nunca la soledad austral será ausente en la maniobra delatora de un rumor que solo arruina.

No será la aurora una imagen inmediata cada vez que te acaricie con un montón de sentimientos.

Nunca será el olvido un irse por completo.
Vivirá siempre la historia como un sin fin de cosas que se cuentan en lo mucho que en la vida has narrado.

Nunca será la elocuencia incontrolable la que a solas se deleite con todas tus memorias.

Solo el desenlace que es siempre querido podrá hablar lo mucho que juntos hemos pasado.

Nunca la envidia que es pasajera de un tiempo recurrido podrá derrotar a nuestro brillo.

Solo nuestra luz que es una luz completa, volverá a dejar a ciegas a esos egos que solo les duele que sigamos respirando.

Nunca nuestra suerte será un azar que se gana a cualquier precio.

Siempre el amor que es elocuente encontrará la forma exacta para que ambos podamos seguir haciendo lo que tanto amamos.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
17/11/2016.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.