viernes, 25 de noviembre de 2016

¿Que quieres de mí?





¿Que quieres de mí?

Si el aliento que tengo lo he entregado.
Y solo me he pedido un espacio remoto.
Un lugar no muy triste para poder sobrevivir.

¿Cómo puedes pintar en un lienzo que es prohibido todo lo que escuchas?

A mí nunca me ha molestado que en tu sangre circule el poder de la música que todo lo da.
Es un don que Dios te ha dado.
Síguelo disfrutando al máximo con toda la expresión de tu ser.

¿Que quieres de mí?
A veces tu mismo vacío solo agobia.
Porque fue mucho lo que pediste que yo hiciera. 
Y ahora simplemente lo has olvidado todo.
Tú perdida de memoria es una broma tan repentina que solo me queda el consuelo de  saber que no tengo la obligación de hacerte feliz.
Esa obligación es solo tuya.

Y es porque mi cuerpo llego a este mundo con mucho trabajo.
Y en cada segundo que transcurre luche por no morir. 

Tú seguirás temiéndole a la noche.
A esa oscuridad que es indiferente cuando la luz del todo se ausenta.

Ambos hemos dejado todo de lado.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
25/11/2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.