viernes, 25 de noviembre de 2016

Murió la revolución.





Murió la revolución.

Y con ella ha partido la historia que quiso hacer un cambio.
Solo su recuerdo será añoranza por un mundo perdido y que nunca será mejor.

Murió la revolución.
Nunca el alivio se sintió ganado.
Lucho intentándolo todo.
Ahora solo nos queda esperar.
El mundo no puede estar peor.

Murió la revolución.
Siempre será de la misma manera.
Ganancia de unos cuantos pescadores.
Pérdida de los que no tienen voz.

Murió la revolución.
Y con ella se extingue la esperanza.
Nunca se tuvo la más mínima oportunidad de mejorar.
Siempre se impone el que más puede seguir arrebatándolo todo.
Un cambio vendrá.

Murió la revolución.
Y me dejo una enseñanza.
Se lucha con fuerza y nunca se desiste.
No mientras exista la posibilidad en la vida y verdad en la esperanza de poderlo lograr.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
26/11/2016.

En memoria de Fidel.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.