domingo, 18 de junio de 2017

El mayor


Dormiré feliz sabiendo que el sol sale para todos.
No hay mayor alegría que sentir el cobijo sabio de aquel que te vio seguir sus propios pasos.

En ese ayer nunca ignorado y sin titubeos 
El tomo de tus manos que no te alcanzaban a llenar sus propios sueños.

Y el tiempo pasó irremediablemente agotando los años. Como si estuviera de prisa 
Hasta que quiso ver a nuestro cabello negro como nieve de invierno que cae sobre los bosques de la montaña. Esos bosques de invierno que nunca se han dejado conquistar en su mañana.

Yo era un pequeño imitador de palabras.
Muchas de esas veces los sonidos del habla eran para mí un vocablo sin sentido en una lógica diferente a la realidad que respiraba. 
Pero mi mente creció
Y poco a poco fui naciendo como aquel árbol de limón que su fruto es ahora espléndido 

Hoy soy feliz porque mis versos se parecen mucho a cada estrofa que escribes en silencio.
Hoy soy feliz porque mis poesías causan una palabra digna en la existencia de tu corazón.

Siempre seré tu último hermano,
el pequeño.
Y tú siempre serás mi hermano mayor.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
18/06/2017.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.