martes, 27 de junio de 2017

Nunca existió una soledad perfecta sin ti



Nunca existió la soledad perfecta,
no pude vivir en tu ausencia.

Nunca fuiste un mal recuerdo,
mi memoria te mantuvo impregnada 
en su tiempo.

El tiempo fue invisible ante tu pérdida,
solo pude terminar siendo un hombre ciego
que envejece ante las horas del ayer.

El universo te extraña, 
está vacío.
Solo le dejas un infinito inconcluso 
entre mis versos.

Nunca serás un breve espacio en mi dolor 
si no supiera cuánto te amo.

Nunca podré ocultar esas heridas
entre tantas palabras,
es inútil, ya lo sabría.

Nunca podrá existir 
una soledad perfecta sin ti.

Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
27/06/2017









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.