miércoles, 7 de junio de 2017

Esclavo de las palabras


Nos convertimos
en esclavos de las palabras. 
Ninguna mañana merecía amanecer
con un cielo azul y esplendoroso
si no florecía en nuestra boca.
De nada valió que amáramos
a un firmamento
que recorre la noche entre las estrellas
que iluminaban fugaces
los deseos de dos corazones 
que siempre callan.

Dejamos de confiar en los pasos,
en ésa sonrisa poderosa
a la cual nada le importa
más que poder ser querido,
y ser feliz en un mundo
incompleto y desolado
donde las sombras
no son buen refugio
para esconderse del sol
despiadado,
lleno de mentiras
que consumen los deseos
y la última oportunidad
de perdonarnos.

Fue algo maravilloso...
Llevar el universo al corazón
y defender la eternidad
entre las galaxias,
éramos capaces de hacerlo
con sólo mirarnos.
Ahora no sabemos
si todo ha sido en vano,
pues la piel nos habla a gritos
del recuerdo, del pasado.

No querer que sea mentira,
saber que las estrellas se mueren
y no tener agallas para afrontarlo.
Así que simplemente
solo nos convertimos
en esclavos de las palabras
para esquivarlo.

En el próximo destino
escrito y sumergido en la memoria,
seguiremos esperándonos.
Quizá, ésta no era la vida
que prometían las palabras.
Nos quedaremos en silencio
esperando el milagro,
poder escuchar nuestras voces 
en otra realidad posible,
en otro mundo.
Aunque no sea real
y todo esté inventado.
¡Qué más da si era mentira!
Jamás nos diremos nada...
si no seguimos soñando.

Esclavos de las palabras (Un poema de @Adamemiguel y @verinlechuza)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.