viernes, 30 de junio de 2017

La alegría no sólo pertenece al ganador.


La alegría no sólo pertenece al ganador.

Yo estuve vencido en un espacio sucesivo de dolor
y seguía siendo positivo,
no me importó que la paz estuviera callada, 
sin sobresaltos y luces en un escaparate de gloria 
luché por tener cariño.

Realmente el resplandor de la vida 
me fue borrando los rostros tristes,
y como una nueva criatura que nace 
amé a la luz y abandoné a los martirios.

La piedad mostró su bondad
Y gracias a eso nunca renuncié 
a lo justo y verdadero,
en mi jardín estaba el cielo azul 
repleto de esperanzas y sueños.

Hoy disfruto escuchar las palabras dulces,
las buenas noticias que hacen brillar 
a cada uno de mis más tiernos deseos.

Sé que a veces el amor es invadido 
y como una plaga de langostas 
las interminables mentiras calumnian mi gozo.

Pero esta noche nada impedirá que sea libre,
nada impedirá que esté completo.
Te tengo a ti.
Me tengo de nuevo.
La alegría no sólo pertenece al ganador.

Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
30/06/2017







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.