domingo, 12 de marzo de 2017

Ahora se lo que quiero



Fui preso de tu miedo.
De ese temor que al eclosionarlo puede costarte la vida misma.
Desde lo profundo de mi reclusión sufrí de la maldad que poco a poco consumió mis sentimientos.

Solo quedaron aquellos delirios que llevaron al caos a mi memoria.
Ya no pude más resistir más.
Caí en lo más profundo de mi última existencia. 
Y en ese hoyo negro agote a la vida que banal se llena de desasosiego.
Mi escenario inconcluso se agotó en un tenue parpadeo.
Y nunca más tuve el tiempo necesario para discurrir en mi zozobra.
Estaba absorto llenando todos mis días de asuntos vacuos como si realmente eso al final importara.
Y solo termine por navegar con una brújula sin rumbo fijo.  
Creyendo que eso era lo verdaderamente correcto.
Nunca cuestioné ni un ápice mi derrotero.
Una y otra vez navegue en círculos que al final me regresaron al puerto del cuál había zarpado.

Pero el viento cambio.
Y decidí con perseverancia remar contra corriente.
No fue fácil soltar los lastres de la vida que casi siempre mal pagan.
Resultaba más fácil ir contemplando tu miedo y dejarme envolver por tu falsa pasión en un beso.
Ahora navego in rompible, nunca dejándome intimidar por tus miedos.
Navego atravesando los huracanes oscuros de tus sueños.
No me detendrán de nuevo.
Ahora se lo que quiero.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
12/03/2017.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.