jueves, 30 de marzo de 2017

Siempre será la poesía quien me salvará de ellos.



Tal vez deje transcurrir cada momento de mi vida tan rápidamente que no supe cómo contener a los recuerdos más preciados.
Tal vez fue un error el olvidar a los golpes que lastimaron a mis heridas más abiertas.
Pero nunca perdí en ningún momento la brújula que me alejaba del dolor más extremo.
Tal vez mis recuerdos ya no fueron tan claros como la memoria que es siempre inmediata.

Pero nunca fui una marioneta que se usa cuando se les da la gana. 
Los recuerdos se fueron revoloteando uno a uno como aquella polilla que está bajo la luz que resplandece de una lámpara en medio de la densa oscuridad hasta cegarla.
Tal vez nunca pude decirte que era más que una causa perdida.
Porque nunca lograron con su tortura hacer crujir mi esperanza.

Ella me quedo intacta como una imagen nítida que nunca se borra con la vergüenza de poder recordarla.
Tal vez fui yo con mi libertad que ilumine con la poca luz que me quedaba.
Porque nunca fui solo una catástrofe final de mis emociones. 
Jamás entenderán que nunca viví de una mirada que se cruza en la ausencia de los lamentos.

Tal vez nunca les mostré cómo detuve a los embates del viento.
Nunca fue necesario transcurrir en los recuerdos para vencerlos.
Fue mi poesía como un susurro intenso de la fuerza que vive en mi interior quien derrotó su ego.
Siempre será la poesía quien me salvará de ellos.


Poesía
Miguel Adame Vazquez.
30/03/2017


Poesía
Miguel Adame Vazquez.
30/03/2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.