domingo, 19 de marzo de 2017

Déjame reconstruir mi recuerdo.



Déjame reconstruir mis recuerdos.
Y así poder palpitar con alegría y dejar lo ausente que es ahora mi vida con los días repletos de historias enfermas.

Déjame sonreír con el calor de unos rayos de sol que me abrazan y un viento que al atardecer no le importa nada en absoluto tus rencores.

Deja que mi mente olvide tus ofensas y pueda volver a disimular.

Deja que mi pecho pueda respirar nuevamente su propia agitación melancólica.

Deja que la música consuma toda la humedad de mis ojos tristes.

Deja que mi interior me deje de doler de tanta oscuridad acumulada y expulse cada una de las insolencias con las cuales guardas todos tus recuerdos.

Déjame volver a ser ese muchacho sustraído y romántico que no le importaba lo cursi que era al caminar con unas rosas rojas en la mano.

Deja que la amargura de días se diluya con el paso de los años y volvamos a actuar como si fuéramos grandes amantes en un mundo magro.

Deja que mis poemas reconstruyan mis lamentos y el tiempo lave los ríos de dolores con sus benditos remedios en cada letra.

Deja que el amor nazca de nuevo en un retoño que amanece con el cariño y esmero de la última esperanza.

Déjame en la soledad que siempre me acompaña y sabré florecer nuevamente como cada mañana.

Sabré ocultar tus sentimientos sin sueños.

Sabré esperar el tren del olvido mientras pueda seguir escribiendo un montón de palabras.

Déjame reconstruir mis recuerdos como si no pasara nada.

Déjame reconstruir mis recuerdos.

Poesía
Miguel Adame Vazquez.
19/03/2017



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.