sábado, 16 de septiembre de 2017

Mi último suspiro.



Me alejé del mar con el oleaje de los días 
no fue mi capricho dejar de sentir la fresca brisa 
de tus palabras melodiosas al pronunciar mi nombre 
pero al final de los días hoy me encuentro vacío 
en el bullicio del ajetreo de otros.

Hace muchas tempestades que perdí la brújula 
que me sostenía y solo seguí adelante 
atento a tus caprichos 
caprichos que ahora rumoran mi fatal camino.

Solo me quede con el dolor clavado en aquellas imágenes que se viven sin olvidar 
esas historias que torturan sin el más mínimo ruido.

Hoy volteo a mi alrededor buscando 
un último suspiro 
sabiendo que mis ojos no te pueden engañar 
la angustia de tu ausencia a borrado mi sonrisa 
ahora solo finjo fastidio y soledad.

Me alejé del mar con el oleaje de los días 
sabiendo que quizás 
no me has dejado de amar todavía,
ese amor que sentimos fue un amor 
no se pierde con los vientos que arrancaron las raíces de ese ultimo roble que vivía al otro lado del río 
de nuestro apacible hogar 
ese amor que construimos 
permanecerá inamovible esperandote
huyendo de las verdades que como mentiras me dicen 
que nunca volverás.

Aún no puedo explicar el porqué del silencio 
que habita en mis delirios, 
solo sigo sintiendo el cansancio 
que avanza incansable 
dejándome exhausto por la pérdida irreparable 
de tu último olvido .

Muchas veces he querido detener el tiempo 
para solo poder recordarte 
pero el pasado es impostergable,   
y todo se termina muy pronto 
siendo solo una historia convertida 
en la arena de un río que nunca volvió.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
14/09/2017.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Soñar con amar

Fuiste un tesoro diligencia necia y errada laberinto sin miedo intrincada víctima de la ignorancia pagana. Enloqueciste mal...