viernes, 8 de septiembre de 2017

Te deje una vez.



Te deje una vez 
solo me quede con la sensación 
del frío que perturba a los sentidos.

Regrese a la soledad de no tener 
con quien conversar sobre lo frívolo 
que es dormir sin un sueño que te robe el descanso.

Ahora solo puedo ver como me crecen 
las uñas de las manos
esas manos que fueron diestras al amarte 
y que ahora solo se preocupan por saber 
que a mi vista le cuesta mucho trabajo 
distinguir un buen poema de aquel que nunca lo fue.

A nosotros nunca nos ha importado 
lo que los demás digan de tu poesía,
simplemente solo escribes huyendo 
de lo tan cotidiano y gris que puede ser vivir la vida.

A veces todos quisiéramos ser esa película 
en donde simplemente somos héroes 
y no ese personaje patético y real
que terminamos por creer ser.

Que sera de de aquel recuerdo de esos años 
cuando éramos cómplices de niños,
no importaba el futuro incierto que ahora habita
en esos días solo queriamos crecer 
para alejarnos de aquella edad en donde 
la fantasía y los juegos eran eternos.

Nosotros éramos fantasmas que el agua 
no podía borrar.
Siempre fuimos demasiado grandes 
para las serpientes que rodean a sus presas
intentando devorarlas de un bocado. 

Te deje una vez 
ya no pude regresar a los días gloriosos 
en donde el corazón rebosaba de latidos sin sentido.

Ahora solo regreso a una soledad descolorida,
solo añorando el no tener que sufrir por tu ausencia 
ausencia que nunca fue una presencia 
que quise totalmente prescindir.

Que será de mí cuando  los años no me alcancen a olvidarte. 

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
08/08/2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

El tiempo

El sueño lucha estira los brazos desnudos amaneciendo con la piel de fuego rompiendo las penumbras que se deshielan. Ya no ti...