martes, 5 de septiembre de 2017

A ellos




No importó que las miradas no dejarán 
de desear que detrás de esa puerta 
la sonrisa ya no se asomara más.

A ellos solo les llena maldecirte,
es lo común entre las manadas de lobos voraces 
que caminan en círculos siempre sin sentido.

Incontables veces soñaron con verte 
pregonar palabras balbuceantes de ira
y que poco a poco la luz se colapsara 
ante las críticas que no dejan nada vivo. 

Yo también lo fui
en el horizonte de la vida me deje llevar 
como un infante que corre tras un caramelo 
y vez tras vez luche por ser solo aceptado 
sin importarme en lo absoluto 
el dolor ocasionado por ello,
termine como una amargura apagada 
por un montón de pedazos de lastima y rencor.

Hoy de ti la fortaleza es más que un atalaya invencible 
nada consiguió doblar tu fuerza 
para sumergirla en un molde trazado, 
eres y lo fuiste con orgullo una frente al horizonte, 
brincando alegre con todos tus sentidos.

No te importó que mis ojos fueran muy pequeños 
o que mi piel morena fuera una sombra 
marcada por una herencia pasada,
llenaste tu sosiego de plegarias buenas.

Siempre lo has hecho desde que tienes memoria 
nada ha importado el llevar tatuadas 
las palabras vanas de un pasado con un dolor viejo.


Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
05/09/2017.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

El tiempo

El sueño lucha estira los brazos desnudos amaneciendo con la piel de fuego rompiendo las penumbras que se deshielan. Ya no ti...