lunes, 18 de diciembre de 2017

Invierno atroz.



En el invierno el tallo de las flores se endurece,
quisiera poder despertar de golpe en primavera
y no tener que tejer con insistencia
un poco de paciencia
para soportar el tenaz cansancio
de la fría oscuridad.  


Confesé mi frío de mil maneras
entre miedos y temores la caricia
me llevó a extrañar a la hoguera  
ahora el frío de la ausencia
me otorga impaciencia,
quisiera poder alejarme
de esa madrugada solitaria
en donde lastimosamente estoy.


Los murmullos me llevaron al vacío,
no escuché preguntas que me rogaran respuestas
era de noche y olvidé a los días entre reproches,
no era necesaria esa vanidad
para volverme entre nostalgias
nunca más en invierno seré una historia triste y tímida.
La esperanza pronto dejará a ese luto que entristece
y ante el frío de la montaña que ensombrece
veré la nieve blanca de tu calma llegar
con el sol resplandeciente que nace,
ruego poder ver el porvenir llegar con ese aire
que huele a flores celestiales de amor.


Es invierno, extraño el calor de tu mirada,
quisiera poder leer tu historia en esa poesía vieja
que en los lustros antiguos se escribió,
podría permanecer despierto hasta entonces
hasta que el calor del fuego se extinga
en la mañana de un invierno atroz.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.

18/12/2017.

2 comentarios:

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.