domingo, 3 de diciembre de 2017

Las lágrimas tienen su camino




Duele el silencio, la muerte es silencio ¿Acaso tienes miedo a la muerte? a mi me duele el llanto en sus tinieblas la voz desgarrada en el seco desamparo, la piedad fría en su misma soledad. No tengo miedo a la muerte con ella ya no se siente, solo se duerme en el inconsciente, tengo miedo a ser invisible al olvido inmediato en su real obviedad. Duelen más las heridas del abandono que la misma enfermedad, duele que no venga nadie a verte porque tienen mucha prisa y en esa premisa les vale más el oro que la amistad. Duele el duelo en su exterminio con el hambre la infamia y su miseria el negar que el cielo azul en esta noche se oscurecerá tanto que no alcanzaré a ver las estrellas en su lluvia infinita y lejana. Duele la rabia que se escupe como lava en una ira que arrasa con todo con esos hermosos girasoles de ese campo asoleado por tanto calor. El tiempo no volverá aunque se lo pida con mil poesías solo me quedaré con tu recuerdo vivo, desde que te fuiste he quedado inerte como tu última fotografía, te he escrito más de un millar de poemas y en todos ellos ya no estás. Vinieron todos en esa noche ríos de voces en sus palabras, con sus testimonios estériles algunos arrepentidos, pero solo un poco hasta que les punza el alba y tienen que regresar por sus sonrisas con la rutina diaria y sin libertad. Pronto amanecerá de nuevo, el frío traerá sus perfectos cristales de nieve, lo hará hasta que el rocío matinal que se congela a su capricho se descongele con el canto de un Zenzontle amoroso, con su canto las flores se atreverán a asomarse en sus colores, llamando con su aroma a unas radiantes mariposas que emigraron con pasión desde el sur. Lo hicieron para que pudiera volver a amar de nuevo y no quedarme en el recuerdo pasado, no todo se fue cuando tu silueta no volvió a reflejar su sombra con el imponente sol, nos volveremos a ver de nuevo dejaremos que las caricias de los rayos de esa gran estrella nos alegren la mañana al escuchar tu voz las lagrimas tienen su propio camino. Poesía Miguel Adame Vázquez. 03/12/2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Después de todo.

Como en un duelo mortal por el cansancio en un profundo sueño de mentiras así en vano es la agonía entre un desierto cubierto de rec...