sábado, 30 de diciembre de 2017

La pérdida me hizo cambiar a ti.



Las pérdidas nos cambian
prefieres culpar a otros que culparte a ti,
vez tras vez el vacío cambia a tu mente
hasta que ya no dejas que nada te sostenga.

Con toda mi fuerza me sujete
hasta con las uñas de un aliento sufrido
para que eso fuera suficiente,
nunca lo fue para no cansarme
y negar que la fuerza del amor no es inagotable,
vez tras vez grité que no podía lograrlo
hasta que la voz se resquebrajó
en un montón de gritos sin sentido.

La tragedia me puso a prueba
hasta que de un trago amargo
me devoró de un sorbo,
saboreando mi último aliento
como si m fuera su último bocado antes de morir.

¿Quien me ayudo a vivir en mí sufrir?
siempre pensé que al ayudarme
te ayudabas a ti,
asi que ya no deje que mis ojos
reflejarán tu pérdida en mi.

Tú vacío hiriente dolía como el frío
que cae poco a poco con furia
en un torso desnudo,
eso nunca fue suficiente para de súbito desistir.

¿Y ahora me agradeces
por dejarte ver la esperanza?
fue tu valor para seguir sintiendo
que fulminó a esa respiración incierta,
eso fue lo que me diste
al redescubrir mí fortaleza,
me defendiste cuando me rompí en mil pedazos
aunque todavía recojo lo que fui?
en mil pedazos me levanto a diario
recibiendo cada parte de mí.

¿Rendirme?
simplemente nunca me deje sumergir
en esa agua cristalina
que aparentemente lo purifica todo,
todo menos mi sufrir.

Ahora solo deseo vivir
con todas mis fuerzas
ellas me quedan contentas,
estoy seguro que lograré sobrevivir.

¿De qué te asombras mirándolo?
¿acaso no has visto volar en el cielo
a un mirlo en su diminutos sentidos y blandir?

Las pérdidas nos cambian,
las tragedias nos ponen a prueba,
pero la esperanza redescubre
el nuevo deseo de existir,
ahora solo quiero caminar contigo de la mano
y disfrutar del cielo estrellado,

Ahora solo deseo mirar al cielo
y profusamente sonreír,
un día a la vez
hasta que la esperanza
retome su vuelo perdido
y pueda alegremente vivir
sin depender de nada ni de nadie,
sin depender de ti,
ese es mi mayor esfuerzo de la vida
viviré por ti sin que tú tengas que vivir por mí.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
31/12/2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.