domingo, 22 de enero de 2017

Háblame fuerte.


Háblame fuerte.
Hasta que pueda sacudir a mis sueños de las sórdidas poesías que contengo.

Háblame fuerte.
Porque apenas te escucho.
Y en el silencio mis suspiros se agotan ante la cólera de otros.


Háblame fuerte.
Porque es magnífica tu esencia del edén de  cada uno de tus pensamientos.

Háblame fuerte.
Y anímame a seguir de pie aguantando las tempestades.
Que solo necesito poder escuchar el susurro de tu voz que no se apaga con el reloj de los tiempos.

Háblame fuerte.
Porque quiero sentir la luz en el ocaso de la noche.
Ese resplandor que no cede por la fuerza del rayo que solo rompe.

Háblame fuerte.
Hasta que pueda templar todo ese dolor que me quedo tras su partida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.