miércoles, 11 de enero de 2017

Quiero ser mi mejor legado.



Quiero ser como aquel sabio que ha ignorado todo aquello que solo le hace daño.
Que saca de su curso a lo que solo enferma y que poco a poco va consumiendo la esencia que es plena.

Quiero poder decir que imito al poderoso supremo.
Porque no me importa lo que digan y hagan aquellos que solo viven frustrados por lo que desean del otro.

Quiero ser recordando como un abrazo apretado, un consuelo magnífico.
O una lágrima que se escapa por un poema que en el interior ha calado.

Quiero poder tomar tu mano con mis letras y decirte con ellas que no estás abandonando.
Que solo basta siempre que te lo propongas y podrás lograrlo.

Quiero poder utilizar lo que me resta de esta vida para hacer feliz a los que me aman y me necesitan a su lado.

Quiero ser responsable del recuerdo perdido que paulatinamente llega como el mejor regalo.

Quiero ser ese lunático empedernido que con sus palabras surgió en tu mundo de la nada.

Pero qué tal vez con sus estrofas te ha dado más que un motivo para que lo intentes de nuevo.

Quiero ser ese amigo que no conoces de frente, pero que te inspira a continuar rebelde  con un montón de locuras divertidas a pesar de todos aquellos que no les gusta un final feliz en su historia.

Quiero ser aquel individuo que camina en solitario por un puente lleno de neblina.
Y que continua con paso seguro sin ningún temor o duda.

Quiero ser aquel que conoce el secreto.
No es más sabio quien más conoce, lo es  quien mejor aplica lo mucho o poco que ha aprendido de mirar lo que es bueno.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
11/01/2017.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.