jueves, 26 de enero de 2017

Yo cuidaré de tus sueños.



Descansa.
A veces los sentimientos se van arremolinando  en un corazón abierto y pueden ser una carga muy pesada.

Muchas de esas veces no encontramos el camino por el cual podemos regresar a casa.
No te inquietes.
Tú propio instinto te llevará a la seguridad del nido.

A veces la vida es como aquella pequeña rendija  en la ventana.
Y puede ser muy angosto el sendero que conduce a lo que debe ser lo correcto.

Muchas veces el olvido te domina.
Y te niega a seguir adelante sabiendo que no pasará nada.

Descansa.
A veces la mente se acobarda.
Y uno quiere salir corriendo sin ningún miramiento.
Muchas veces la incertidumbre es un horror inmenso y no puedes controlarlo todo.

Tú eres el único dueño de tu vida.
Usa la sabiduría que tus antepasados te han heredado y vive.
Vive intensamente amando siempre la verdad.
Y esa será tu mejor guarida cuando estés lejos de casa.
Vive.
Vive hija amada.
Vive tu vida.
Porque estoy seguro que seguirás encontrando todas las respuestas a las preguntas que te oscurecen tu verdad.
Yo cuidaré de tus sueños.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
26/01/2017.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.