sábado, 10 de diciembre de 2016

A veces quisiera ser un poco más como tu.



A veces quisiera ser un poco más como tu.

Innombrable, solemne hasta los tuétanos.
Sin importarte nada en lo absoluto los murmullos de las fieras que devoran el alma.

A veces quisiera ser un poco más como tu.
Arrancando con una mano y de un solo golpe todos los deseos de odio de otros.

Impenetrable.
Solo y de frente.
Con tu espada siempre, con los filos cuidando a los tuyos de la tiranía de los que solo por placer matan. 
Defendiéndote de los demonios oscuros de la gigantesca maldad.

A veces quisiera ser un poco más como tu.
Silencioso, con mucho que decir o enseñar al mundo.
Pero observando siempre a la espera del primer golpe.
Golpes inquisidores que nunca llegan al espíritu, porque tú grey es alerta y se anticipa y ataca.

A veces quisiera ser un poco más como tu.
Nunca dejando que el dolor de otros te carcoma los sentidos.

A veces quisiera ser un poco más como tu.
Dejando a un lado el manojo de sentimientos con corazón abierto.
Sin ser presa fácil para aquel que solo miente.
Sin la coraza blandida por el amor que es traicionado.

A veces quisiera ser un poco más como tu.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
10/12/2016.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.