domingo, 11 de diciembre de 2016

Tu tiempo se congelara sin darte cuenta.


Tu tiempo se congeló sin darte cuenta.
Y tu vida se convirtió en un vaivén de historias rotas.
Has trastornado tu entorno viviendo tu propia mentira ciega.
Convirtiéndote en el objeto de tus propios deseos.
Tu soberbia no te deja ver que soy un ser feliz que ama esforzarse al escuchar a otros.

Tu odio hacia lo que soy es una envidia sin fronteras.
Crees que yo te envidio, pero eso es otra gran mentira.

Por más que me inventes historias.
Y no soportes que otros me amen, suelo ser un individuo lleno de defectos.
Quisieras poder escalar sobre ellos.
Uno a uno hasta llegar a la cúspide de tu falsa mentira. 

Tu farsa iracunda no puede ocultar más las cosas.
Te brota a cántaros tu miserable desdicha.

Yo no soy el culpable de que tu primer amor te haya abandonado a tu suerte efímera.
O que odies a tu sangre por no creer que te mereces todo en la vida.

Por más que me inventes historias.
Yo no soy el ser perfecto que me etiquetas.
Soy bastante humano para tus estándares.
Déjame en paz de una vez por todas.
Porque nunca he estado solo en esta amada vida.
Y siempre seguiré estando afortunadamente lejos de tu propio mentirá.
Tu tiempo se congelara sin darte cuenta.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
11/12/2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.