sábado, 3 de diciembre de 2016

¿Te acuerdas cuando eras feliz?







¿Te acuerdas cuando eras feliz?

No te importaba que te vieran a mi lado.
Te era muy  indiferente las miradas ocultas de las sonrisas falsas.
Mis caricias en tu rostro eran un aliciente para tu hermosa alma.
Mi amor te hacía verte más radiante.

Nunca el tiempo fue lo suficientemente fuerte para poder alejarme de delante de tu presencia.

Las palabras pronunciadas por mi boca solo atinaban a expresar cuánto te amaba.
Era como un sueño que invade de noche y te lleva a imaginar los más sublimes deseos.

Mi corazón te amaba.
Lo hacía con pasión y locura.
Mi mente te vivía noche y día.
Podía escribir millones de versos en un solo día.
Mis ojos que nunca han mentido.
Te decían lo mucho que te necesitaba.
 Nuestros cuerpos eran uno solo en la soledad que es la vida.

Pero algo cambio de repente.

Ya mi mano no era una mano deseada.
Tampoco mis abrazos eran un calor que te reconfortara.
Mi piel ya no era el deseo de tu lujuria bendita.
Mi sol ya no era tu sol que iluminara la sonrisa.
Mis palabras eran para tus oídos solo letras necias.
Te volviste sorda para mi boca.
Y ciega para mí alma.
Me tenías de frente y no me querías ver cómo buscaba la forma de poder agradarte.
Me humillaba para que me amaras y solo conseguía tus infamias.
Y los días empezaron a ser días muy largos.
Y la soledad se convirtió en mi única compañera.

Las noches interminables a tu lado.
Se convirtieron ausencias solas.

Mi amor que el corazón derramaba a cántaros.
Se fue secando al llenarse de amargura.

Y todavía te atreves a preguntarme 
¿Que pasa con mi vida?

Ahora mi rostro no refleja la alegría.
Soy solo un pedazo de dolor que llora por tu presencia vacía.

Pero en esta historia de nuestras vidas.
Todavía no se escribe la última letra.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
02/12/2016.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.