jueves, 29 de diciembre de 2016

Y en eso tampoco nada está escrito.





Pasará lo que tiene que pasar.

No existe el destino.
Ni las horas marcadas.
Tampoco fue Dios quien quiso que volvieras al sepulcro común de la humanidad con la tierra que que te dio la vida.
El imprevisto nos acaece absolutamente a todos.
Y muchas de esas veces, nunca estaremos verdaderamente listos.
El infinito no puede ser leído.
Puedes ser una historia excelente o simplemente un triste martirio.
En solo una fracción de segundo puedes ser el fin o solo el principio.

Lo único seguro que tienes es tu amor que debe ser la poesía que alimente a tus sentidos.
Porque cada pizca de cariño que te niegues dejara irremediablemente una marca que no se borrara fácilmente.

Y en eso tampoco nada está escrito.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
31/12/2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.