viernes, 21 de abril de 2017

Aún a la distancia



Me castiga ser inevitable.
Y así llenar de nostalgia el sentido de urgencia en el cual se encuentra mi calma.
Y es que no puedo evitarlo.
Mis sentimientos llegan fortuitos cada vez que mi esencia arropa un pensamiento que se quiere alejar del sufrimiento que solo nos mata.

Yo sé leer tu esencia aún a la distancia de un cosmos en el cual simplemente voy como si nada navegando.
Es muy sencillo poder descifrar cada palabra que con mucho cuidado escribiste en tu vida.
Porque siento cada dolor que se derrama de tus ojos aún hinchados por estar siempre despiertos.
Yo puedo ver tu sufrimiento eterno y agrietado por un orgullo del tiempo.

Nunca debió escribirse así esta historia.
Merecía ser otra oportunidad.
Otro camino que supiera vivir sin la nostalgia.
Sin la soledad que poco a poco va deshidratando a todas tus fuerzas que aún te quedan para por vivir.

Tengo miedo de que tu poema termine degradando a todos tus soles y estrellas.
Y que solo quede de ti un montón de estrofas dolorosas de un amor no correspondido.
Tengo miedo de no poder juntar nuevamente cada pedacito de tu propio rompecabezas.
No te castigues por tener esa sensación extraña e inevitable de un corazón triste que solo llora por ti.

Aún a la distancia 

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
21/04/2017.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.