lunes, 10 de abril de 2017

Detengamos la marcha del tiempo.



Quiero detener la marcha del tiempo.
Y que en ese último segundo no se evapore la última vez.

Quiero pausar a la memoria de un ayer perdido.
Antes que el holocausto de las sombras me tome por sorpresa y desaparezca lo que queda de mis buenos motivos.

Quiero liberar a todos mis pensamientos de la oscuridad interior que nos acaece como un accidente.
Y así no tener que volver a sentir la cólera que todo lo simula.
Ya no quiero recordar cuándo fue la última vez que me dobló la estupidez de mi propio ego.

Quiero vivir la bondad que se merece por hacer un acto de amor anónimo y genuino. 
Y sentir el alivio que siente un pastor cuando rescata del risco a la última oveja perdida.

Quiero dejar de sentir la sed que te absorbe hasta dejarte solo con la angustia de no poder despertar leyendo poemas de palabras hermosas.

Quiero llenarme de esa luz que inspira a todas mis poesías llena de prosa.

Quiero recordar la primera imagen vívida de mis años cortos.
Y volver a tener el amor de mis orígenes en todos mis pensamientos y así poder ponerlos como un pretexto perfecto para nunca más olvidarme de ti. 

Quiero dejar de quitar horas al sueño.
Ya no quiero pagar el precio tan alto que se paga por dejar huir a los momentos que no existieron.
Porque no acudí por ellos a su encuentro al no dormir.

Quiero detener la marcha del tiempo.
Antes que su marcha me enferme hasta morir.
El tiempo siempre lo será todo.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
11/04/2017.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.