domingo, 23 de abril de 2017

Quechua wayra



El viento sopló fuertemente y cada una de mis emociones detuvieron su paso.
Solo el viento será capaz de detenerse y acariciar a todas mis palabras inquietas y enfermas. 
El viento inca en su sigilo llevará a descansar a mis recuerdos.
Solo él podrá liberar de su prisión a el cóndor que quiere volar en lo más alto de sus hermosas montañas.

El cóndor siempre confía que con sus alas grandiosas podrá nuevamente emprender el vuelo.
Quisiera ser como el cóndor y poder respirar lentamente hasta llenar todo mi pecho de aire y apaciguar mis recuerdos.
Solo el viento es quien siempre resiste la caída de un sol que cae a plomo sobre mi cuerpo.
Es el viento quien nuevamente dará a mis oídos el abrazo cálido y completo que necesitan todos mis sentimientos.

Yo contemplaré como el ave en las alturas a cada uno de mis sueños.
El Quechua wayra será más que un suspiro de calma a todos mis adentros.
El Quechua wayra cantará, estaré alegre bajo la llanura en el horizonte.
Me sentaré a esperar paciente con la emoción del cóndor a esperar la paz 


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
23/04/2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.