sábado, 22 de abril de 2017

Sueños.




No temo a la muerte.
Porque esa es la única cosa segura de la propia vida.
Tengo miedo a rendirme y no tener el coraje de seguir a el sueño que me escogió a mí.

No quiero llegar al final de mi vida y darme cuenta de que nunca viví realmente.
Que nunca luche verdaderamente con toda la fuerza para conseguir mis sueños.
Que desperdicie mi don al trabajar día y noche sin descanso en lo único que no verdaderamente amo.

Quiero aferrarme a mis poesías y huir de la duda que me ancla al pasado. 
Quiero intentarlo una vez más a pesar de los constantes fracasos.
Porque vale la pena volver a intentarlo.

Yo no escogí a mi sueño, el me escogió a mí.
Quiero vivirlo para contarlo.
Y no arrepentirme en un futuro por lo que no fui.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
23/04/2017.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Realismo danzante

Vivo bajo un realismo danzante bajo el vértigo de la nostalgia que nunca se aleja ensimismado bajo un movimiento surreal que me ...