martes, 4 de abril de 2017

Mis horas más antiguas quieren sentir solo mi cansancio.


Mis horas más antiguas quieren sentir solo mi cansancio.
Solo en él podrán hacerse de la parte más oscura que algún día habitó en mi existencia.
Nunca he ocultado qué tal vez solo fuimos un aliado para una voz que es cobarde.
Que mis ojos se refugiaron en los pretextos de otros para poder seguir teniendo la esperanza de soñar que era un héroe.

Un héroe que nunca lo fue del todo.
Que no quiso o no pudo afrontar a un río que se desborda de su cauce estrujándolo todo.
Que solo enmudeció con los truenos ensordecedores que trastornan la calma monótona de una vida cotidiana.
Que no supo nadar en una corriente de agua turbia y desquiciada que te hunde en la desdicha de la duda permanente.

El torrente lodoso borró toda la ilusión que existía y solo siguió inmutable arrasando con todo lo que se encontraba a su paso.
Solo quedó un lodazal de prejuicios y maldiciones sin censura en donde los ojos me juzgaron sin yo poder hacer una defensa.
Su veredicto fue hallarme culpable por todas las noches que no hice nada para detenerlos.
Porque después de esa tormenta solo atiné a recoger mis recuerdos y actuar como si no pasara nada.

Muchos de esos recuerdos nunca más volvieron a ser míos.
Se quedaron con la parte de mi rostro que sobrevivió a tus miradas más incómodas.
Aquellas que solo quieren mostrar la dureza más melancólica y triste de una tarde lluviosa que queda.
Te quiero mostrar el rostro más sublime, lleno de misericordia, que todo lo perdona, como fue perdonarte el abandono a los principios más sabios de esta vida.

Mis horas más antiguas quieren sentir mi cansancio y así poder apoderarse de lo que todavía existe en mi presente.
No las dejaré ni un milímetro avanzar sobre los anhelos más queridos que con mucho dolor he ganado.
Aunque en la lucha por querer vivir mi presente se tope con la realidad que se escurre queriéndose llevar a mi propia vida.
Estoy dispuesto a correr con ese riesgo para vencer a mis horas más antiguas que solo quieren revivir mi oscuridad.


Poesía
Miguel Adame Vazquez.
05/04/2017.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.